De amor y sexo (José Antonio Rubio Sánchez)

19.00

Categoría:

Descripción

  • Autor: Juan Antonio Rubio Sánchez
  • Fecha publicación: 2013
  • Editorial:
  • Páginas: 234

 

Al Cesar lo que es del Cesar,

y a Dios lo que es de Dios

Algunas personas creen que el amor es algo puro, espiritual, divino y el sexo algo sucio, malo y pecaminoso. Para poder tener relaciones sexuales y no sentirse pecadoras por ello, necesitan, (y obtienen), un permiso especial de la Iglesia y/o del Estado que se llama Matrimonio. A partir de ahí, todo lo que se hace dentro del matrimonio, y mira que se hace cada cosa, es bueno y está permitido. Cualquier contacto que se realice fuera del matrimonio es malo y está terminantemente prohibido.

Otras personas sienten que la atracción sexual puede producirse, (y se produce), en muy diversas circunstancias, con muy diferentes personas. Y puede ser gratificante con todas ellas. El amor lo conciben como un sentimiento exclusivo hacia una sola persona. Entonces tienen que adoptar ciertas pautas diferenciadoras, para que la otra persona,(y sobre todo ella misma), sepa si lo que están haciendo es amor o sólo sexo. Así, todos los juegos amorosos están permitidos en  todas las relaciones sexuales, salvo los besos en la boca y las palabras “te quiero” que pertenecen en exclusiva y de manera distintiva a una sola persona, que es a la que se ama de verdad.

Muchas personas creen literalmente que del roce viene el cariño. Por eso consideran necesario tener muchos encuentros sexuales previos para que pueda emerger el amor.

Si, después de un tiempo y de muchos encuentros, el deseo continúa vivo, debe ser, concluyen, que el amor está presente en esta relación. Te amo porque tengo relaciones sexuales contigo. Muchas otras personas dicen que no pueden tener relaciones sexuales si previamente no han sentido el amor por la otra persona. Por lo tanto, imaginan cómo será eso del sexo, mientras esperan sentir el amor. Cuando sienten el amor, establecen un compromiso, y después, sólo después, se conocen sexualmente. No siempre gusta lo que se descubre.

Algunas personas creen que el amor y el sexo son dos estados de lo mismo. Que el sexo es la forma más completa y natural de expresar el amor, y el amor la quintaesencia del profundo encuentro sexual. La relación sexual es la más completa y compleja comunicación entre dos seres que intentan expresar lo inexpresable, que es el amor. El amor es la fuerza misteriosa que nos hace querer fundirnos, mezclarnos, derretirnos en el abrazo sexual. Amar a una sola persona es algo mísero, ruin, de poca amplitud, cuando somos en el mundo casi seis mil millones de personas. Tener relaciones sexuales con una sola persona es creer que el mundo entero puede ser visto por un pequeño agujero. Y el mundo es mucho más grande, más rico, más hermoso. Lo que hay que saber es en qué mundo se está en cada momento, y con quien.

¿En qué podemos ayudarte?

Desde Palin ofrecemos todo tipo de asesoramiento.
Envíanos tu consulta para hacerte socio, solicitar información
o contratar el servicio de alguno de nuestros miembros:
editorial, diseño web, fotografía, formación, eventos.

¿Nos seguimos?

0